Los datos se han convertido en el pan nuestro de cada día y la tecnología deben adaptarse a ellos para mejorar su gestión de forma mucho más eficiente. Es por eso por lo que las RPA (Robotic Process Automation) están cobrando tanta relevancia y hoy os vamos a descubrir todo sobre ellas.

¿Qué es RPA y en qué se diferencia de una automatización tradicional?

Pese a lo que pueda parecer, una RPA no tiene nada que ver con los robots físicos. Se trata de una automatización robótica de procesos, es decir, un proceso de automatización de tareas centrado exclusivamente en el área de trabajo.

Por tanto, su objetivo no es otro que hacer la colaboración y el trabajo en equipo mucho más eficiente. Permitiendo realizar de forma automática tareas digitales repetitivas con menos esfuerzo y recursos.

Puede parecer que estamos hablando de una automatización al uso, pero una RPA tiene características muy diferentes. Ya que su tipo de robotización busca la ejecución de pasos en los procesos de forma idéntica a como lo haría un usuario humano. De esta manera, el RPA se convierte en un “trabajador virtual” que opera como uno más en los procesos de la compañía.

¿Qué beneficios tiene la automatización y robotización de procesos?

Esa búsqueda de la eficiencia que caracteriza a los RPA ya aporta un gran beneficio para la empresa. Pero la implantación de una RPA en las organizaciones tiene otras muchas ventajas.

La menor necesidad de dedicar personas a procesos repetitivos de poco valor libera el potencial de esas mismas personas para la realización de tareas de mayor complejidad y valor para las compañías.

Además, esta automatización trabajar las 24 horas del día los 7 días de la semana realizando procesado de información en el momento que se precisa, sin demoras a la espera a una determinada franja horaria o a la acumulación de un mínimo de solicitudes a procesar.

Otra ventaja asociada a la implantación de una RPA en la empresa es su baja probabilidad de error. Lo que implica, al mismo tiempo, una mejora de la eficiencia de los procesos empresariales.

Una RPA también se integra perfectamente con cualquier otro tipo de tecnologías, como puede ser la inteligencia artificial, o funcionalidades que ya se utilicen en la empresa: firma certificada, validación de firmas certificadas, reporting, etc. Por lo que no resulta intrusiva para nada en el sistema de la empresa y puede escalarse para adaptarse a todas y cada una de las necesidades de la organización que surjan en el futuro.

¿Dónde se puede aplicar un RPA?

Viendo la gran cantidad de ventajas que tiene una RPA se puede confirmar que esta automatización de procesos ha llegado para quedarse. Y es que puede implementarse en numerosas partes de los procedimientos empresariales:

Diagrama RPA

Microsoft Power Automate como solución a una RPA

Apostar por las RPA es una apostar por la competitividad en el presente por el futuro orientado a la innovación. Tecnologías como Microsoft Power Automate hace todo el proceso muy sencillo.

Permite automatizar procesos empresariales, enviar recordatorios automáticos sobre tareas vencidas, mover datos empresariales entre sistemas acorde a una programación e, incluso, puede automatizar tareas en el equipo local. Además, puede conectarse a casi más de 300 fuentes de datos o cualquier API disponible públicamente. Lo que hace a esta herramienta tremendamente versátil.

En EON Transformación Digital te asesoramos y apoyamos en todo el proceso de implantación de RPA en tu negocio. ¡Contacta con nosotros para más información!